logo
ES
IT
EN
FR
DE
logo
ES
IT
EN
FR
DE
Sección áurea
Sección áurea
Sección áurea
Sección áurea
Sección áurea
Sección áurea
Sección áurea
Sección áurea
expirando

Sección áurea:

Lugar ancestral. Forma arquitectónica. Espacio vacío.

De 23 mayo a 22 junio 2024

Aceptada la tarjeta Artsupp

Manifiesto Blanco

Manifiesto Blanco

Via Benedetto Marcello, 46, Milán

Cerrado hoy: abierta mañana a 16:00

Perfil verificado


PAOLO DE STEFANI SEZIONE AUREA - Lugar ancestral. Forma arquitectónica. Espacio vacío. EN EXPOSICIÓN del 24 de mayo al 22 de junio de 2024, de martes a sábado de 16 a 19 horas VERNISSAGE jueves 23 de mayo a las 18:30 horas Entrada libre La exposición - comisariada por Elisabetta Sem - presenta un núcleo reciente de obras que investigan y exploran el concepto e interpretación de la sección áurea, lenguaje matemático de la belleza, partiendo de la sugestión paisajística, formal y cromática de Val Codera en Val Chiavenna - provincia de Sondrio - lugar vivido en primera persona por el artista, para concluir en el espacio de la galería milanesa. Las obras - papeles, lienzos y una escultura de metal - se dividen en 6 núcleos dentro de una progresiva elaboración de las proporciones áureas, desde la línea al polígono plástico regular, refinada y sutil estilización del cristal: Visión, Señal áurea, Lugar, Fragmentos, Lugar-Espacio, Áureo. Los lugares de origen y elección de Paolo De Stefani representan el presupuesto indisociable de su inspiración artística, no tanto como asimilación y fiel restitución de imágenes paisajísticas reconocibles, sino como aliento profundo de una esencia sutil e intelectual de las formas montañosas, como interpretación de los elementos naturales que captura la esencia más auténtica y refinada de las gamas cromáticas. El autor busca en el dibujo las raíces de la observación y de su propio arte: "Esta expresividad está en parte ligada a la morfología de la roca: profundas grietas son evidentes en algunas de mis obras, sobre todo en las pinturas-esculturas y en las últimas con figuras geométricas de formas esenciales, purificadas, estables e inestables al mismo tiempo. No copio lo que veo, lo interiorizo". El trabajo parte de un arraigo a la materia y se cierra en una dimensión espacial de infinito, equiparable a la sensación de vacío que se percibe en altas altitudes: destilado de una sensación física y al mismo tiempo dimensión abstracta y universal. Paolo De Stefani nace en 1969 en Chiavenna donde actualmente vive y trabaja. En los primeros años noventa asiste a cursos privados de pintura donde madura y perfecciona la técnica del dibujo. El estilo esencialmente figurativo que caracterizaba sus trabajos de los primeros años deja paso a una búsqueda abstracta. El inicio del nuevo milenio coincide con un cambio significativo en su búsqueda a través de trabajos estructurados con evidentes superposiciones de papeles en cajas de madera y esculturas de material cartón impregnadas de esmaltes. En 2007-2008 se concreta el aspecto signo-caligráfico y comienza el ciclo de las pinturas-esculturas en tabla, principalmente tinta china y temple sobre papel recortado y fijado con clavos. De los años 2015-2016 datan las esculturas de hierro y los collages espesados. Colabora desde hace años con la galería "Franca Pezzoli arte contemporánea" de Clusone. Entre las exposiciones personales y colectivas se recuerda Trascendenze-Sic Transit Plurs comisariada por Salvatore La Vecchia, organizada en 2016 por el Museo de Piuro y montada en el sitio del antiguo deslizamiento de tierra de 1618, y en 2022 Paisaje interior, tiempo indefinido, espacio absoluto en "Casa Matteo" en Fino del Monte comisariada por Elisabetta Sem. El tiempo de las piedras de Marcello Abbiati Dentro de un paisaje áspero y desnudo (meteorológico) se alza una poderosa escalinata, enroscada a lo largo de laderas rocosas, aparentemente inaccesibles. A espaldas de quien sube, un verdeazulado traslúcido -absolutamente deslumbrante en los días soleados- revela la cuenca lacustre de Mezzola y, más al oeste, del Lario, con la pirámide del monte Legnone que se cierne sobre los espejos de agua como una esfinge alpina. Al alcanzar cierta altitud, un valle sombrío de olmos, abedules y castaños, vigilado por rústicas capillas votivas, conduce al umbral suspendido de Codera. El poblado, todo hecho de terrazas graníticas, escaleras y balcones aéreos, parece pertenecer más al mediodía que a los Alpes. Por más que se exorcice tenazmente, el llamado del abismo se cierne sobre esta grieta desnuda e impresionante que es Val Codera, en un entorno que se vuelve desesperadamente anacorético y desconcertante a medida que se sigue la franja blanca y polvorienta del sendero que se adentra en el corazón del valle hacia los prados de Bresciàdega. Los retamales blanqueados por el polvo, las rocas negras y grises que salpican los pastizales, las maliciosas diagonales de los granitos vertidos, el siseo de la víbora anidada en la pedregosa. Todo esto lo encuentro en las obras de Paolo De Stefani: una dimensión ambiental y existencial nunca descrita, pero siempre percibida, comprendida y asimilada. Con un rigor obstinado, Paolo narra la desesperada geometría que proviene de la inevitabilidad de los hechos hidrogeológicos, donde el espacio antropogénico todavía está obligado -para subsistir, y para nuestra suerte- a luchar por aflojar un poco la trama de las leyes de la naturaleza. De Val Codera, en las obras de Paolo encuentro también esa misma luz pura, que todo lo velaba en tonos de polvo; lo que me lleva a desear que sus obras logren encontrar, sin excesiva aproximación, un lugar adecuado en el cubo blanco metropolitano de Manifiesto Blanco. Como sucede, me viene a la mente, en la Leyenda de la Vera Cruz de Piero en Arezzo, cuyas cajas perspectivas doradas y perentorias llenas de colores puros -conteniendo "nada más" que cilindros, conos, diagonales, paralelepípedos- abren perspectivas inauditas en las paredes, de otro modo deslucidas, del templo franciscano. En un intento de llevar un poco de Codera, para usar las palabras de Pietro Bellasi, "en otros valles largos y estrechos, en las plazas y claros metropolitanos, donde se había perdido, quizás para siempre, el encuentro con el tiempo de las piedras". Y logrando, de alguna manera, escuchar el rugido incesante y amenazador del torrente.
Leer más

Información y horarios

pointer icon

Via Benedetto Marcello, 46, Milán, Italia

Apri la mappa


Horarios de apertura

abre - cierra última entrada
lunes Cerrado ahora
martes 16:00 - 19:00
miércoles 16:00 - 19:00
jueves 16:00 - 19:00
viernes 16:00 - 19:00
sábado 16:00 - 19:00
domingo Cerrado ahora

Muestra tu Artsupp Card en la entrada

Validez de las ofertas:

Siempre

Exposiciones incluidas:

Sección áurea

Entrada al museo + exposiciones:

Gratis

Otro:

Visita guiada con el artista previa reserva.

Folleto de exposición gratuito

Otras exposiciones

en Milán

Búsquedas relacionadas

Diana Anselmo
MOSCA PINTADA
El Espacio recompuesto